La vuelta de Louis Vuitton a Argentina

El final de un larga ausencia

Tras seis años de no estar presente en Argentina, la marca de lujo Louis Vuitton volvió al país. Ya tiene una sede en formato pop store dentro del shopping Patio Bullrich.

La marca francesa trae de regreso las legendarias carteras, valijas y accesorios. La tienda ya cuenta con más de 80 productos de lujo con precios que parten desde los $5.700 (un pañuelo), pasando por los $130.000 (una cartera mediana) hasta las valijas que superan los 250.000 pesos.

Según la firma, los valores están 15% más económicos que los que se venden en Miami.

Un poco de historia

Durante más de una década, la boutique fundada en 1854 estuvo ubicada en la glamorosa avenida Alvear ofreciendo todos sus últimos diseños, y, a seis años desde su retirada, vuelve con toda su fuerza al mercado argentino.

La marca del logo más famoso trae consigo las legendarias carteras, valijas y accesorios, acompañada de las últimas novedades del mundo fashion que incluyen la reciente colección ready-to-wear SS 19 del talentoso director artístico de la línea femenina, Nicolas Ghesquière.

Que podrás encontrar en la tienda

Para LV, es primordial poder volver a acercar los productos que los clientes compraban en el exterior y así lograr una mejor relación y atención. “El argentino sabe valorar la calidad del producto.

No consume por estatus, busca productos de calidad, de historia, es el tipo de cliente al que le importa la marca, porque la conoce”, contó Frota. Entre los objetos más esperados por el público se destacan las legendarias bolsas: Neverfull, Cannes, y los icónicos baúles.

Por más que la tienda sea exclusivamente femenina, el público masculino podrá acercarse para solicitar cualquier pieza de la línea menswear de Virgil Abloh a través del catálogo con una demora de arribo al país de aproximadamente 20 días.

A su vez, la boutique ofrece una servicio de Delivery Orders del amplio catálago de productos que tiene la maison francesa, y también se pueden solicitar Special Orders, que son aquellos productos creados y diseñados a la medida de cada cliente.

El nuevo espacio cuenta con una máquina de hot stamping para que se puedan personalizar los objetos más preciados y disfrutar de una experiencia de compra completa y renovada.